Economía

Cambios en la cúpula del Banco Central: sale Fábrega, entra Vanoli

En la tarde de ayer el secretario de Comunicación de la Presidencia, Alfredo Scoccimarro, confirmó la renuncia de Juan Carlos Fábrega a la presidencia del Banco Central. En su lugar fue designado Alejandro Vanoli, quien se venía desempeñando como presidente de la CNV (Comisión Nacional de Valores). En medio de las turbulencias cambiarias la CNV salió durante el miércoles a realizar operativos de inspección en las financieras Balanz Capital y Banco Mariva sospechadas de maniobras con el dólar.

Jueves 2 de octubre de 2014 | Edición del día

La renuncia tiene lugar luego que el día martes 30/9 la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, dejará traslucir en su discurso un duro cuestionamiento a la dirección del Banco Central. Acusó que los bancos no tienen ningún control.

Según la primera mandataria, la conducción del Central estaba dejando correr las maniobras especulativas con el “contado con liqui”, una manera legal de fugar dólares. A los funcionarios del Banco Central también se les imputa, que en connivencia con la Policía Federal, filtran a las “cuevas” los momentos en que se van a realizar los operativos de la gendarmería para combatir la venta ilegal de dividas.

La renuncia no sólo responde a esas acusaciones. Fábrega venía enredado en internas del gabinete económico desde que asumió en el Banco Central y Axel Kicillof se hizo cargo del Ministerio de Economía.

Había una puja por el nivel de tasa de interés para los préstamos. En un primer momento, luego de la devaluación de enero, se impuso Fábrega con una suba de tasas para tratar de atraer pesos al sistema bancario.

Para Axel Kicillof esa política agravaba la recesión en que se encuentra la economía. En los últimos meses, había logrado que prevalezca su punto de vista, por lo cual se practicó una baja moderada en la tasa de interés para préstamos bancarios como un intento de reactivar la demanda.

Otro capítulo de ese enfrentamiento se desarrolló frente a la crisis de deuda abierta por el fallo de Thomas Griesa. Fábrega en sociedad con otros miembros del gabinete había empujado una salida con la compra por parte de bancos nacionales, encabezados por el Banco Macro (que está alistado en las filas de Sergio Massa), de los bonos que tienen los fondos buitre que litigan contra Argentina. Jorge Capitanich también habría sido parte de ese armado. El “Coqui” también está buscando hace tiempo su puerta de salida. Esa operación orquestada por un sector del gabinete se cayó, según varios voceros del establishment económico, por la conferencia que dio Axel Kicillof al terminar una mediación en Nueva York.

La ubicación de Alejandro Vanoli al frente del Banco Central significa poner al timón de la política monetaria y cambiaria en manos de un hombre más afín al relato oficial, que venía denunciando el rol del poder financiero durante la dictadura.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO