Juventud

CALIDAD EDUCATIVA

Empresarios, tecnócratas y eclesiásticos evalúan la “calidad” de la educación pública

El gobierno reactivó y regimentó el Consejo Nacional de Calidad de la Educación. Escuelas y universidades privadas (y confesionales), cámaras empresarias, dirigentes sindicales de la CGT y la CTA entre otres se preparan para cocinar una reforma educativa. Luchemos por una educación al servicio de los trabajadores y el pueblo.

Joaquín Andrés

Estudiante del PEP Normal 11

Jueves 6 de agosto | 12:17

El día 21 de julio, el ministro Trotta anunció que se ponía en funcionamiento el Consejo Nacional de Calidad de la Educación. Este organismo, creado por la Ley de Educación Nacional en 2006, solo se había reunido una sola vez y no estaba normado su funcionamiento y sus tareas. A través de la resolución 549/2020 publicada en el Boletín Oficial, el ministerio de educación le da un marco regulatorio a este consejo que, en palabras de dicho ministerio “aportará al diseño de políticas de Estado orientadas al mejoramiento de la calidad y la igualdad educativa en la Argentina, a través de diagnósticos y propuestas”. Pero ¿Quiénes estarán a cargo de “evaluar la calidad” de la educación pública y de “diseñar políticas de Estado”? Veamos.

Ya el Ministerio de Educación de la Nación recayó en un rector de la universidad privada como Nicolás Trotta, que viene de la UMET (Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo) propiedad del “sindicalista”, también dueño de Pagina 12 y presidente del PJ de Capital Victor Santamaría. De hecho, la UMET aportó varios equipos de trabajo al ministerio en estos meses de gestión de Alberto Fernández.
La presidencia del organismo recae en Axel Rivas, reconocido especialista en educación, miembro del CIPPEC ( organización que tiene una banca en el consejo a través de Alejandra Cardini, docente de la UdeSA y la Universidad Austral) y director del departamento de educación de la privada Universidad de San Andrés. Defensor crítico de las pruebas PISA, ha propuesto una orientación para la educación vinculada al desarrollo de “competencias y habilidades” de los egresados en todos sus niveles, es decir un perfil al servicio del mercado y de la formación de una mano de obra calificada en función de los empresarios.

El Consejo está formado por 35 miembros permanentes. Representantes del Ministerio de Educación nacional, ministros de educación provinciales por el Consejo Federal de Educación, legisladores nacionales miembros de las comisiones de educación de ambas cámaras y rectores de universidades nacionales como la UBA, la UNGS o la UNNE. Pero también serán de la partida Pedro Fioriliso, empresario del plástico y presidente del departamento de educación de la UIA; Carlos Iannizzotto, empresario vitivinícola mendocino presidente de Coninagro, miembro de la Mesa de Enlace y titular del INAES; y Martín Trubycz, secretario de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa. Los sindicatos docentes serán parte con representantes de CTERA, SADOP, UDA, AMET y CEA, junto con Héctor Daer por la CGT y Miguel Duhalde por la CTA. Finalmente se sentarán en el Consejo Carlos Torrendell de la UCA, Mariano Narodowski por la Universidad Di Tella y, entre otras ONG’s, la Fundación Voz, presidida por María Cherñajovsky, empresaria textil, e hija del dueño del grupo Newsan Rubén Cherñajovsky.

Te puede interesar: Sindicato Argentino de Docentes Privados: ¿Quién nos "representa"?

Como queda expuesto, el gobierno nacional pretende elaborar “políticas de estado” en educación con oscurantistas enemigos de la ESI, empresarios precarizadores seriales de jóvenes (y no tan jóvenes) que hacen lobby para levantar la cuarentena, los dirigentes gremiales que reivindican una paritaria nacional de 0 para les docentes y representantes de la educación privada que vienen obteniendo crecientes subsidios que van a sus arcas, en detrimento del financiamiento la educación pública, y con un creciente grado de precarización de la labor docente.

El gobierno viene de reformar el artículo 109 de la Ley de Educación Nacional, en forma totalmente inconsulta a las comunidades educativas, permitiendo la “educación a distancia” o teletrabajo docente en condiciones flexibilizadas y bajo la formulación “razones de fuerza mayor”. Además de la pandemia ¿que implica? Puede ser por inundación, terremoto o huelga docente. Esto es solo el principio. Ni los protocolos de vuelta clases ni la situación de miles de familias vienen siendo consultadas a las bases docentes que tienen que trabajar con sus propios recursos, largas horas, y en el caso de la escuela privada con el riesgo de perder su fuente de trabajo o sufrir rebajas salariales.

Desde la agrupación 9 de abril de docentes y estudiantes nos oponemos a que sean los empresarios, la iglesia y los representantes de la educación privada los que intervengan o participen en cualquier nivel en la elaboración de políticas educativas. No se puede evaluar la “calidad” de la educación bajo los parámetros de una escuela al servicio del “modelo productivo”. Luchamos por una educación laica, científica, integral que forme sujetos críticos capaz de transformar la realidad. Una educación que se organice sobre nuevas bases sociales, culturales y políticas, al servicio de la mayoría trabajadora y popular. Queremos un sistema educativo donde se implemente la ESI en todos los niveles del sistema, sin ninguna restricción. Con comedores escolares, transportes, computadoras, conectividad y materiales didácticos financiados integralmente por el Estado en base a impuestos a los empresarios y bajo control de la comunidad educativa, padres, estudiantes, docentes, no docentes. Por un salario que cubra la canasta familiar para todxs lxs docentes, con una jornada laboral de 6 hras diarias (4 frente a clase y 2 extraclase).

Necesitamos un gran Congreso Educativo Nacional, donde padres, docentes y estudiantes, junto con especialistas puedan definir un plan para salir de la crisis adonde nos llevaron los distintos gobiernos y que hoy pretenden “resolver” con quienes buscan subordinarla a sus intereses. Para discutir la incorporación de las prácticas pedagógicas innovadoras que en los hechos muchos docentes realizan contra las formas arcaicas de enseñanza, para terminar con un modelo educativo que busca forjar una fuerza de trabajo dócil y domesticada de acuerdo a los requerimientos de los empresarios. Queremos una educación 100 % laica, pública y gratuita, de calidad y al servicio de los intereses y necesidades del pueblo trabajador. El próximo 8 de agosto daremos un nuevo paso en organizarnos quienes defendemos esta perspectiva en un plenario nacional virtual de la 9 de abril. Te invitamos a ser parte.

Te puede interesar: Asamblea Nacional Docente: Mientras los funcionarios bailan, ¡nosotros nos organizamos!







Temas relacionados

ESI (Educación Sexual Integral)   /    Iglesia   /    Educación pública   /    Sadop   /    Educación privada   /    UIA   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO