Mundo Obrero

En medio de la pandemia, despidos e incertidumbre en YPF Ensenada

Durante los últimos días en la Destilería de YPF de la ciudad de Ensenada hubo más de 60 bajas entre despidos y contrataciones congeladas por la suspensión de paros de planta y se suma la falta de definición sobre qué sucederá después del 31 de marzo. La parte más delgada del hilo son los trabajadores de empresas contratistas.

Domingo 22 de marzo | 16:31

En medio de la crisis por el coronavirus, la bronca y la incertidumbre crecen entre los trabajadores que no saben quién cruzará el molinete de ingreso a la fábrica cuando termine la cuarentena los primeros días de abril.

Una gran cantidad de trabajadores fueron cesanteados luego de que se suspendan las tareas de reparación y mantenimiento programadas (los llamados paros de planta). Hay un número gigantesco de trabajadores de la región que hoy se encuentran cumpliendo la cuarentena obligatoria y que no tienen ninguna certeza de qué pasará a su término.

¿Manzana roja o manzana verde?

Como si fuera un semáforo que habilita o restringe el paso funcionan las luces de color del círculo en el molinete de ingreso a la planta, en ese semáforo las familias se enterarán si tienen acceso o están despedidos y si podrán comer en esa quincena, pagar las cuentas y el alquiler o no. Esa es la vida cotidiana de cientos de obreros encuadrados en UOCRA La Plata, que dependen de una cantidad enorme de contratistas, sub contratistas y hasta contratistas fantasma, montones de empresarios pequeños y no tanto, que engordan su fortuna con el trabajo diario desarrollado por la gente de mameluco azul.

Si frente a crisis anteriores YPF respondió con la quita de derechos tales como la pérdida del encuadramiento de las mujeres y los técnicos en seguridad, la no renovación de categorías, la baja del valor horario y los premios de obra ¿cómo va a responder ahora frente al cese de las tareas necesario para controlar la pandemia?
YPF es una empresa mayoritariamente estatal y la Destilería de Ensenada produce más de la mitad del combustible que se utiliza en el país. Sus ganancias se cuentan en millones de dólares por minuto, suficientes como para capear con soltura una crisis como la actual.

Existe una alerta real entre las y los trabajadores de la región sobre la posibilidad de que los costos de los días caídos por la cuarentena sean pagados con cientos de despidos de obreros contratados. El sindicato aun no interviene de manera concreta informando cuáles serán sus acciones en caso de despidos masivos. Mientras que el gobierno Nacional, accionista mayoritario de YPF, se manifiesta mediáticamente preocupado por la vida de las y los trabajadores no alcanza con la distribución de alcohol en gel y medidas de confinamiento obligatorio.

Es necesario un plan que garantice el cobro de los días caídos y la no pérdida de puestos de trabajo luego de finalizada la cuarentena. Los sindicatos deberían informar cuáles serán las medidas que se tomarán frente a los despidos y a las amenazas de las patronales después del 31 de marzo.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Refinerías   /    Uocra   /    YPF   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Economía Nacional   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO