Mundo Obrero

PRECARIZACION Y SALUD

Trabajadores de salud protestarán contra la ley de emergencia de Larreta

Participarán de la concentración de este 7 de mayo en la Legislatura Porteña en rechazo a la Ley de emergencia que habilitaría a recortar salarios y pagar en cuotas a trabajadores docentes y de la Ciudad. Es necesario que los sindicatos mayoritarios llamen a paro y movilización

Melina Michniuk

Lic. en Psicología. Concurrente en el Hospital Piñero.

Miércoles 6 de mayo | 09:54

Hace una semana, mientras los trabajadores de la salud preparaban en algunos efectores una jornada de visibilización por la falta de equipos de protección personal, se puso en debate el proyecto de ley de Emergencia Económica y Financiera de Larreta, que pretenden votar este jueves 7 en la Legislatura Porteña. El proyecto no es más que la entrega del poder total al ejecutivo porteño para el manejo “discrecional” del presupuesto de la Ciudad, sin ninguna explicación de cómo se distribuirá el mismo, sin un balance económico de la Ciudad y sin control sobre los futuros gastos. Pretenden que, a ciegas, la Legislatura le otorgue un cheque en blanco al ejecutivo porteño, tal como fue denunciado por Myriam Bregman y Alejandrina Barry, diputadas del PTS en el Frente de Izquierda.

A esto se suma el escandaloso artículo que plantea el congelamiento de salario, nada de incentivos ni premios a los trabajadores y pago diferido a los que cobran más de 3 salarios mínimos ($42.000 de bolsillo), en el marco de que el peronismo en el gobierno nacional está permitiendo que le bajen el sueldo a los trabajadores en acuerdo con la UIA y la CGT.

Tal es la bronca e indignación que genera esta propuesta, que docentes, estatales, y trabajadores de la salud como enfermeras, residentes y concurrentes movilizarán ese día a las puertas de la Legislatura o se manifestarán en la puerta de su lugar de trabajo para rechazar el proyecto.

Convocan el sindicato docente de Ademys, algunas comisiones internas de ATE como la del Garrahan, la FESPROSA, la Asamblea de residentes y concurrentes de CABA, la asamblea de trabajadores autoconvocados del hospital Piñero y el área programática, entre otros.

Te puede interesar: Con las cacerolas de fondo, Alberto afecta salarios pero no las grandes fortunas

Los trabajadores de la salud se suman en solidaridad con docentes y estatales, y porque además quieren respuestas frente a las innumerables denuncias que brotan desde los hospitales y centros de salud por falta de equipos de protección personal, el mal manejo ante situaciones que requieren el aislamiento preventivo y el testeo del personal de salud, la discriminación en el pago del bono extra a los trabajadores esenciales, la falta de paritarias acordes a la inflación, y el reconocimiento de sus derechos como trabajadores a residentes y concurrentes, entre tantas otras cuestiones.

Pero para que la bronca estalle con todo y los trabajadores puedan imponer sus reclamos, es necesario que todos los sindicatos de salud y los trabajadores de la ciudad, empezando por los mayoritarios, como UTE, Sutecba, UPCN, ATE , entre otros, dejen la quietud que les impone su ligazón al gobierno nacional y llamen a asambleas en cada lugar de trabajo para preparar la jornada del 7 con todo, e impulsen el paro como medida de fuerza para que todos los compañeros puedan ir, y que se transforme en el puntapié de un plan de lucha coordinado para frenar el ajuste que quieren descargar sobre el conjunto de los trabajadores disimuladas detrás de las medidas “para enfrentar la pandemia”.

Los sindicatos tienen la capacidad y la responsabilidad para organizar al conjunto de los trabajadores de la salud y de la ciudad. Imponerles que tomen medidas a la altura de la pandemia, es la pelea que desde la Agrupación Marrón en salud (impulsada por el PTS en el Frente de Izquierda), creemos tenemos por delante los trabajadores que entendemos que el tiempo es ahora y que no podemos esperar a que el pico de la crisis sanitaria y económica estalle.

Es necesario retomar la organización de Asambleas Interhospitalarias que supieron impulsar la marea blanca para coordinar con sectores en lucha contra el ajuste. Enfermeros, médicos, trabajadoras y trabajadores de limpieza, mantenimiento y distintas profesiones juntos en la lucha y la organización con los docentes y las familias populares que son nuestros pacientes y alumnos. Necesitamos recuperar la más amplia unidad y organización para coordinar nuestras fuerzas y que no sigan decidiendo por nosotros los dirigentes que responden al gobierno.

Somos quienes sostenemos todos los días los hospitales, los que nos organizamos junto a los docentes para que la comida llegue a las familias en las escuelas, etc. No hay nadie mejor en este momento que para definir un plan de salida a la crisis económica y sanitaria. Es lo que muestra en pequeño algunos sectores donde pusieron en pie comisiones de higiene y seguridad, como Neonatología del hospital Garrahan, donde ante la falta de respuesta de las autoridades y el gobierno, las enfermeras se organizaron para rechazar la extensión de la jornada laboral ó en el hospital Rivadavia, donde
trabajadores de planta se empiezan a organizar junto a los tercerizados de limpieza.

Por su parte, los docentes se organizan para que Larreta cumpla el fallo que lo obliga a proveer una alimentación saludable a las familias que más lo necesitan. Son esos ejemplos los que debemos replicar en todas partes contra la resignación que nos quieren imponer las direcciones sindicales.

Este 7 de abril salgamos todos por:

No a la ley de emergencia de Larreta. Rechazo a la deuda usurera e Impuesto progresivo a las grandes fortunas para obtener recursos para salud y los que más lo necesitan.

Se tiene que proveer en forma inmediata los equipos de protección personal e insumos en todos los hospitales y la realización de test masivos para todas las áreas esenciales.

Movilizamos también por 6 horas de trabajo por insalubridad para las trabajadoras de salud, con salarios igual a la canasta familiar para eliminar el desgaste prematuro y la reducción de la calidad de atención a los pacientes que genera el pluriempleo. Reconocimiento de todos los derechos laborales de cualquier trabajador de planta a residentes y concurrentes, empezando por salario, ART y obra social. Pase a planta permanente de todos los tercerizados. Basta de precarización en salud.

Frente al negocio de las prepagas que recortan el sueldo a los trabajadores de sus clínicas, tenemos que exigir que se intervengan las clínicas privadas y se centralice el sistema de salud bajo control Estatal y de los trabajadores, para poner todos los recursos al servicio de las mayorías, así como garantizar la atención universal de la población afectada.

Desde la Agrupación Marrón Salud participaremos en las concentraciones del 7M para seguir levantando estas banderas que venimos impulsando en cada hospital y centro de salud. La necesidad de invertir las prioridades es una pelea que solo podemos llevar adelante quienes sostenemos los hospitales, movemos las industrias, garantizamos que funcionen los servicios.

Te invitamos a organizarte con nosotros para hacer fuerte esta perspectiva.







Temas relacionados

Covid-19   /    Coronavirus   /    Hospital Rivadavia   /    Hospital Piñero   /    Hospital Garrahan   /    Legislatura porteña   /    Crisis de la salud pública   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO