Política

Una reflexión sobre el acto de Kicillof en Bahía Blanca

Con un importante acto, el exministro de economía se presentó como candidato a gobernador. Qué dijo y qué no, las expectativas que despierta su candidatura y las impresiones que dejó su paso por la ciudad

Domingo 9 de junio de 2019 | Edición del día

Que miles de bahienses se hayan acercado al Club Independiente un jueves a la noche a escuchar un candidato a gobernador no es dato menor. Es que Axel Kicillof se transformó en los últimos años en una importante figura de la política nacional, que despierta sentimientos encontrados.

Su popularidad probablemente se deba tanto a las medidas con las que está identificado, como a la claridad y simpleza para defender su visión de capitalismo con intervención estatal. Esto se complementa con su imagen juvenil y de cercanía, que lo ponen entre las figuras más apoyadas dentro del kirchnerismo.

Parte de su fama también la hicieron los periodistas y políticos que lo critican por derecha, asocianciadolo injustamente al marxismo, como hizo recientemente Pichetto que lo calificó de “pro-sovietico”, aunque el propio exministro plantee que “hay que dejar el capitalismo donde está”. Tampoco este es lugar para entrar en un debate sobre las medidas economicas de Kicillof como funcionario, que la izquierda anticapitalista y pro-obrera del FIT cuestionó largamente como se puede leer en otros artículos (que podes encontrar acá, o en una mayor profundidad acá) .

A poco de empezar a hablar, larga una de esas sentencias por la que miles de bahienses fueron a escucharlo. Plantea que estamos en un momento crucial de la historia, en el que se va a decidir si vamos a seguir viviendo 4 años de bronca y angustia, o 4 años de felicidad, trabajo y producción, 4 años peronistas. En un momento en que la economía hogareña está cada vez más difícil por el ajuste, tarifazos, despidos y salarios a la baja, sus palabras son un bálsamo, genera una enorme esperanza de poder mejorar la situación. Ese sentimiento de esperanza y algarabía se potencia al máximo cada vez que nombra a Cristina, en esos momentos más que en ningún otro, logra una explosión colectiva de cantitos y aplausos.

Gran parte de su discurso habla del desastre que hizo Cambiemos, que empeoró gravemente la economía en estos 4 años. Esta es su estrategia de campaña y lo que propone a sus seguidores, no agredir a los que votaron al Macrismo, sino hacerles contrastar lo que fueron las promesas de campaña y lo que dijo Macri en el debate presidencial “podemos estar mejor”, con lo que realmente se hizo para que estemos peor.

Nuevamente tira uno de sus certeros sablazos planteando que la del 2015 fue la “estafa electoral más grande”. Sin bien tiene razón sobre las enormes mentiras que dijeron Macri y sus lacayos en campaña, su crítica es insuficiente. Cabría decir que todo el sistema de democracia representativa es una gran estafa, donde el pueblo no tiene mecanismos institucionales para castigar a quienes no cumplen lo prometido, más que votando cada 2 años. Sin ir más lejos en Bahía Blanca tuvimos desde el 2005 dos intendentes que no habían sido votados para ese cargo.

La pelea por la Provincia

Yendo a un debate más provincial, el candidato a gobernador es claro al plantear que Vidal lleva adelante las mismas políticas que Macri. Asimismo va a la disputa por la campañas anti-mafias de la gobernadora, planteando que el propio gobierno es parte de las mafias y que “la única mafia que señaló es la de los maestros y las maestras de la provincia de Buenos Aires”, y responde “Los maestros de la Provincia de Buenos Aires son el pilar de nuestras comunidades, de nuestros hogares, que no se la agarre con los maestros.”.

El guiño a los docentes no es para nada casual. Es un intento de reconciliación luego de años de una relación tirante entre el kirchnerismo y la docencia (que se mantiene hasta hoy en día en provincias como Santa Cruz), lo que fue particularmente conflictivo en la provincia de Buenos Aires, producto de distintos conflictos por aspectos salariales, de infraestructura e incluso falta de pago y descuentos, durante la gobernación de Daniel Scioli. Va a disputar los votos de los docentes bonaerenses que descontentos con el manejo en educación pública, habían confiado en María Eugenia Vidal y ahora estarían en su mayoría decepcionados por los distintos ataques de la gobernadora en estos 3 años.

Finalmente es explícito en la misión que le encomienda a sus seguidores. La militancia cara a cara de esos miles que fueron a verlo, y tantos otros que lo van a ver por internet, van a ser esenciales para convencer a los desencantados del macrismo. Así, asegura, van a vencer contra los métodos de campaña sucia del macrismo via trolls, servicios de inteligencia y la cloaca de Comodoro PY, como la denomina. Aquí su vehemencia pareciera ser la de un candidato de una fuerza lejana al poder, que propone un cambio profundo en el Estado, y no la de un partido que cuando estaba en el gobierno era denunciado por usar los mismos métodos de inteligencia y persecución judicial contra los trabajadores organizados y la izquierda con el Proyecto X, como denunciaban Nora Cortiñas, Perez Esquivel y Myriam Bregman en el 2012.

Lo que no se dijo

Además de analizar lo que se dijo, cabe analizar ciertas ausencias importantes en su discurso. Pese a que pocos días antes había pasado una nueva marcha por Ni Una Menos, no hizo ninguna mención a ese reclamo que se viene expresando desde el 2015, así como tampoco hizo comentario alguno sobre el resto de las exigencias del movimiento de mujeres. Varias veces habló de un Frente Nacional, Popular y Democrático, pero solo al final de su discurso agregó la palabra feminista. Que no se pronuncie por el aborto no sorprende, teniendo en cuenta que su compañera de fórmula Verónica Magario, viene avanzando fuertemente en acuerdos políticos con las Iglesias Evangélicas y Católica, con la creación de subsecretarias de culto tanto en el PJ como en su municipio, que incluyó reparto de material religioso en escuelas públicas.

Otro gran ausente en el discurso de Kicillof fueron las propuestas de medidas económicas con las que vamos a salir de la crisis, y recuperar el salario y la producción como tantas veces mencionó. Lo único concreto que señaló es que la energía tiene que desdolarizarse, aunque no hizo mención al cómo. En general se limitó a hacer una referencia al gobierno de Nestor y la salida de la crisis en el 2003 como modelo a imitar.

Sin embargo 16 años después el contexto parece muy distinto. En ese momento la situación internacional era más favorable, mientras que internamente lo peor de la crisis ya había pasado con la devaluación del 2002 que implicó un ataque del 33% sobre los salarios. Hoy aunque Dujovne y Macri insistan en que lo peor ya pasó, hay un cierto consenso entre economistas de distintas tendencias acerca de que vamos a una situación mucho más grave después de las elecciones.

Tampoco hubo alusión alguna al FMI, ni al modelo Portugués que él mismo había usado de ejemplo reciente de un país que salió de la crisis con crecimiento, y que fue objeto de reciente debate en C5N. En un momento donde las expectativas por sacar a Macri son cada vez más grandes, quizás sea poco alentador presentar como alternativo un modelo que no devolvió lo perdido con el ajuste, y que dejó a la juventud tirada.


Te puede interesar: El “milagro portugués” de Kicillof dejó a la juventud tirada


Faltando pocos días para los cierres de listas, queda por ver cómo se terminan de armar las alianzas. Sin embargo este primer gran acto de Kicillof es un síntoma de lo que pareciera que va a ser una campaña polarizada con Vidal, donde al menos en un principio las propuestas para resolver los problemas sociales más profundos de la provincia, no se pondrán en debate.

Lo que es claro es que hay cientos de miles de bonaerenses que no toleran más las medidas de ajuste, y encuentran en Kicillof y Cristina Fernandez una esperanza de revertir la situación. La gobernadora pese a su blindaje mediatico y conservación de una base alta de imagen positiva, no tendrá fácil su reelección, y aunque lo lograra arrancaría su segundo mandato con un importante sector de la población muy en contra.







Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO