Economía

NEUQUÉN

Vaca Muerta: banquete de buitres

Entre tantas noticias sobre los "holdouts", no viene mal recordar el significado más elemental de la palabra buitre: ave rapaz que se alimenta principalmente de animales muertos. Conocé a los beneficiarios de la nueva ley de hidrocarburos impulsada por el gobierno nacional y los gobernadores de la OFEPHI.

Sábado 4 de octubre de 2014 | Edición del día

Chevron y los buitres de YPF S.A.

Sin duda, el acuerdo firmado con cláusulas secretas entre YPF S.A. y la yanqui Chevron para explotar Loma Campana, fue el que cobró mayor repercusión. Impuesto con la represión en las afueras de la legislatura neuquina, fue la punta de lanza del festival de negocios y especulación en Vaca Muerta. Se sabe que Chevron es una multinacional estadounidense, tristemente célebre por la demanda que dirigieron en su contra pueblos originarios de Ecuador. Al terminar de absorber a la Texaco en 2007, Chevron pasó a ser responsable por las 80 mil toneladas de residuos petrolíferos que contaminaron 500 mil hectáreas de la Amazonia. Pero los fallos en contra de la petrolera fueron revertidos como por arte de magia por el juez neoyorquino Lewis Kaplan (del palo de los Griesa). En nuestro país, fue la propia Corte Suprema la que revocó, en un guiño a la justicia norteamericana, el embargo de 19 mil millones de dólares a la petrolera.

Pero en la sociedad Chevron e YPF, hay buitres de los dos lados. El propio "Black Rock", denunciado por Cristina por ser accionista de la "quebrada" Donnelley, es a su vez accionista de YPF S.A, de igual manera el fondo "Third Point". Y entre los buitres "buenos", tenemos nada más y nada menos que a George Soros, conocido por haber quebrado con maniobras especulativas al Banco de Inglaterra en 1992. Hoy Soros es el cuarto accionista de la "nacionalizada" YPF, pero quiere más: quizá por eso se ofreció a dar una manito contra los buitres "malos".

¡Hagan fila que hay lugar para todos!

Vaca Muerta es una formación geológica con buena presencia de petróleo y gas no convencional (“shale oil” y “shale gas”) que abarca un área equivalente a un tercio de la provincia de Neuquén, y franjas de Río Negro y Mendoza. Es la roca generadora de los hidrocarburos. De ahí una parte migró hacia la superficie, quedando en algunos sectores "entrampada" a algunos cientos de metros de profundidad: esos son los ya explotados hidrocarburos "convencionales". Vaca Muerta es una roca muy dura e impermeable (pizarra), con un espesor de entre 60 y 520 metros. Fue ubicada por la Administración de Información sobre Energía de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés), como la segunda a nivel mundial en "shale gas" y la cuarta en "shale oil". Los matices entre las estimaciones de YPF y las de la EIA, no hacen a la cuestión... En cualquiera de los dos casos se trata de una verdadera "joya".
Los hidrocarburos participan de un 57% de la matriz energética mundial (y un 95% del transporte se mueve con derivados del petróleo). Por eso no extraña que las disputas por los hidrocarburos sean uno de los principales motores de guerras y todo tipo de conflictos geopolíticos. Pero acá no hacen falta: como dijo el experto de la Universidad de Pennsylvania, Thomas Murphy al diario Río Negro, en Vaca Muerta "hay capital dispuesto a arribar para inversiones (...) reglas y regulaciones como no existen en ningún país, y una sintonía política para que esto ocurra". ¡Claro que hay sintonía política! Ni a Menem se le ocurrió otorgar los beneficios que propone el proyecto de ley de hidrocarburos acordado por el gobierno nacional y los gobernadores de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI).

Como ya se ha planteado en Izquierda Diario, el proyecto de ley establece: 35 años de concesión para los no convencionales (que pueden ser 45); la posibilidad de extender a no convencionales las concesiones convencionales; un techo de 12% de regalías, y un piso de ¡5%!; un piso de 250 millones de dólares a invertir en 3 años para ingresar en el "Régimen de Promoción de Inversión para la Explotación de Hidrocarburos", menor que los 1.000 millones exigidos a Chevron; y la posibilidad de exportar un 20% de su producción sin ninguna alícuota, desde el tercer año. Por si fuera poco, en medio de la disputa con los buitres, la ley prorroga la jurisdicción en tribunales internacionales, en Estados Unidos y Francia, dos de los países de origen de las empresas que invierten en Vaca Muerta.

Pero, además de Chevron, que ya viene picoteando... ¿Quiénes serían los beneficiarios de esta nueva ley?

Los que picotean y los que sobrevuelan

  •  Exxon Mobil: la norteamericana es la petrolera privada número uno en el mundo. Según datos de la revista Forbes de 2013, realiza ventas por 420.000 millones de dólares (Mdd), y tiene un valor de mercado de 400.000 Mdd. Por estas horas se dice que el pozo que perforó en Bajo del Choique asociada a la neuquina G&P, tiene los mejores resultados productivos de la cuenca.
  •  Shell: la angloholandesa se ubica en el segundo puesto en el ranking de la Forbes, con ventas por 467.000 Mdd y un valor de mercado de 213.000 Mdd. Conocida por desabastecer de naftas al país, se mete cada vez más en el "barro" del shale. Sus seis pozos horizontales en Cruz de Lorena, Águila Mora y Sierras Blancas, también tuvieron resultados alentadores.
  •  Chevron: cuarta en el ranking mundial, con ventas por 222.000 Mdd y un valor de mercado: 232.000 Mdd. En sociedad con YPF es la que más pozos perforó: unos 200 en Loma Campana.
  •  British Petroleum: quinta en el ranking, con ventas por 370.000 Mdd y un valor de mercado de 130.000 Mdd. Prevé para los próximos 20 años que Latinoamérica estará en el top 3 de los productores de shale en 2035. Como accionista mayoritaria de Bridas en PAE, selló un acuerdo con YPF S.A para explorar las áreas de Bajada de Añelo y Bandurria.
  •  Total: la francesa, séptima en el ranking mundial, tiene ventas por 240.000 Mdd y un valor de mercado de 115.000 Mdd. Es la que más avanzó después de YPF-Chevron, con más de 20 pozos piloto en Aguada Pichana. Comparte la concesión con YPF, la alemana Wintershall y PAE. En su país de origen tiene prohibido el fracking.

    A eso hay que sumar los acuerdos y operaciones de la malaya Petronas, la china Sinopec, la "translatina" Petrobras, la italiana ENI, la noruega Statoil, las canadienses Americas Petrogas y Crown Point Energy, la yanqui Dow, y la lista se vuelve interminable...

    En total, por ahora hay 404 pozos de fracking perforados. Suficiente para profundizar la enorme desigualdad en las provincias petroleras y producir una serie de accidentes riesgosos cerca de comunidades mapuches, pero no para revertir el déficit energético.
    Por ahora, una sola cosa es segura: Vaca Muerta, es un banquete de buitres.







    Temas relacionados

    Exxon   /    YPF   /    Chevron   /    Economía Nacional   /    Economía

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO