CULTURA

Acá no va a llegar, la serie para redes sociales producida en Neuquén

Estas crónicas del encierro se pueden ver en un formato que muestra las posibilidades de la ficción, en una de las vetas de la “nueva realidad”, que vino para quedarse.

Miércoles 5 de agosto | 12:10

Al comienzo de la pandemia la imposibilidad de abrir las salas de teatro no solamente puso a los y las teatristas en la delicada situación de no poder trabajar y ejercer su profesión, sino que además se convive con el peligro del cierre de las salas independientes

Entrevistamos a Pablo Todero, director, dramaturgo, integrante del teatro Ámbito Histrión, además es coordinador del grupo Crash Teatro y uno de los autores de esta ficción, que ya va por el cuarto capítulo. Más que una alternativa es una de las vías para que, a su ciento cuarenta y pico de días de pandemia, un centro cultural independiente no cierre sus puertas.

El Histrión como le denomina la mayoría de la gente está ubicado en la calle Chubut 240. Ahí se respira arte. En ese espacio se dan talleres de danza, de teatro, pasan obras del resto del país, de otros centenares de artistas independientes, es sede de festivales, siempre hay muestras plásticas de distintos artistas. Ahí vive el arte.

“No es teatro virtual, arrancó contando Pablo, es una ficción filmada para redes sociales. Somos un grupo de directores que nos juntamos para armar esta producción y actualmente entre los que escriben, dirigen, editan y actúan ya están trabajando 31 personas, seguramente se va a ir agregando más gente, actrices y actores”.

Sobre cómo surgió la idea de “Acá no va a llegar” dijo, "la mayoría de todos estos capítulos suceden a través de zoom. Cómo se ve la vida desde que todo se había vuelto una realidad a través de zoom. Después la vida de todos estos personajes se empieza a cruzar en esa realidad y a tener relación unos con otros”.

También una de las motivaciones a producir esta tira fue la de agradecer y poder mantener el contacto con el público que banca a la sala y acompaña en todas las actividades para sostener el espacio.

Las repercusiones son muy buenas, cada jueves suben un capítulo nuevo en las páginas de “Crash Teatro”, se pueden ver gratuitamente por Facebook o Instagram e impulsaron una gorra virtual, todo lo que se junte va a parar a la sala Ámbito Histrión.

Sobre la virtualidad Todero refirió “a mí me cuesta mucho el tema del formato, pero me parece que es un recurso para poder sostener los espacios. Considero que el teatro para ser teatro tiene que haber, un aquí y ahora y un convivio con el espectador, pero creo que todo lo que sirva para poder sostener los espacios culturales, dado que el estado no está teniendo una intervención o una ayuda y una presencia importante, es urgente.”

Y sostuvo “debido a eso estamos todos con serios riesgos, a partir de la imposibilidad de abrir y que esto mejore en el corto plazo. Así que celebro todas las iniciativas que tengan todas las salas y los espacios para poder sostenerse, las celebro, las apoyo y espero que surjan muchísimas más y espero que el público siga acompañando a estos espacios porque sin ese apoyo, sería imposible”.

“Mientras tanto, seguimos produciendo, escribiendo, trabajando para grabar los capítulos de esta ficción para redes sociales, mientras estemos imposibilitados de hacer teatro, seguiremos, buscando alternativas para trabajar todo lo creativo”, remató el realizador.

A través de las redes sociales de la Compañía Teatral Crash Teatro, pueden verse todos los capítulos y para realizar aportes se pueden comunicar por esos accesos también.







Temas relacionados

Arte, cultura y precarización   /    Redes sociales   /    Series   /    Neuquén

Comentarios

DEJAR COMENTARIO