Mundo Obrero

PLENARIO ABIERTO

Este 8 de agosto organicemos la fuerza de trabajadoras y trabajadores de las telecomunicaciones

Invitamos a las y los trabajadores de las telecomunicaciones a ser parte del plenario abierto, democrático e independiente del gobierno, las empresas y las burocracias sindicales que vamos a realizar de forma virtual para poder debatir y organizarnos para que la crisis no la pague el pueblo trabajador.

Sábado 25 de julio | 19:52

Desde el PTS y el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) y en algunos casos en común con la izquierda, hace algunas semanas hicimos Plenarios Abiertos con más de 6 mil trabajadores en todo el país porque queremos organizarnos para que el pueblo trabajador no pague la crisis, sino lo grandes empresarios.

Para seguir preparando esa fuerza, trabajadores de las telecomunicaciones de la Agrupación Violeta, quienes encabezamos la oposición en el gremio telefónico y somos parte del MAC, llamamos a todas las agrupaciones del FIT-U y de la izquierda a convocar en común estos plenarios abiertos y democráticos el día 8 de agosto.

Llamamos a que sean parte todos los trabajadores y trabajadoras de las telecomunicaciones a nivel nacional, sindicalizados en Foetra, en Satsaid, tercerizados que estén bajo otros convenios y no sindicalizados, a las mujeres trabajadoras y disidencias que fueron parte de la marea verde, a quienes han sido despedidos, a discutir sobre la situación de crisis social, económica y sanitaria que atraviesa al país y el mundo, y los problemas que nos afectan a las grandes mayorías y en particular en nuestro gremio, para prepararnos frente a lo que se viene.

Las empresas de telecomunicaciones como el grupo Telecom-Clarín, Telefónica/Movistar, Claro, Telecentro, en medio de la pandemia ganaron aún más, aprovechan el peor momento que sufrimos con nuestras familias para sacar una tajada con altas tarifas a los usuarios, y precarizando a las y los trabajadores. Siendo un servicio más que esencial, sólo el 60% de los hogares accede a internet. Estas empresas deberían brindar un servicio gratuito mientras dure la pandemia para que ningún pibe y ninguna familia se quede sin acceso a internet.

Necesitamos construir una gran fuerza para que la crisis no la paguemos las y los trabajadores

El Covid-19 avanza a la par de la crisis social y económica, dejando en claro que nada será igual en el mundo, y que la crisis va a profundizarse cualitativamente con más despidos, desocupación, y congelamiento salarial, deteriorando la vida de millones de trabajadores y sus familias.

La preocupación del gobierno está en resolver un acuerdo para seguir negociando el pago de la deuda fraudulenta y en avanzar en conformar un Pacto Social con el empresariado; la CGT y las direcciones sindicales burocráticas hicieron todo lo posible para dejar pasar las rebajas salariales y suspensiones, con el aval del gobierno.

Y la derecha no se queda quieta, sale a la calle en defensa de “la propiedad privada” de Vicentín que estafaron al Estado y le siguen imponiendo la agenda a un gobierno, que incluso, ya le bajó del impuesto a los más ricos, al punto de darle beneficios impositivos al multimillonario de Mercado Libre.

Frente a esta situación y lo que se viene, se necesita una salida de conjunto, de todos los y las trabajadores, y de los más oprimidos, para que la crisis la paguen los grandes empresarios.

¿Y Foetra?

Durante décadas las empresas de telecomunicaciones aumentaron sus multimillonarias ganancias a costa de avanzar enormemente en la tercerización y precarización de las y los trabajadores. Somos miles las y los técnicos, de call center y de maestranza tercerizados, subcontratados, que a nivel nacional trabajamos en condiciones que se precarizaron aún más con la crisis de la pandemia, y que no vemos garantizados los elementos de protección por parte de las empresas que están incumpliendo además con los protocolos y poniendo en riesgo nuestra salud, la de nuestras familias y usuarios.

Técnicos tercerizados trabajamos a producción sin sueldo fijo, es decir, si no trabajamos no cobramos. En los últimos años hemos perdido la vida de compañeros técnicos, tanto efectivos como tercerizados, por desidia patronal, y fueron muchos los accidentados en trabajos en altura que quedaron “rotos” de por vida, además que siempre fueron y son utilizados por estas empresas como válvula de ajuste para garantizar sus multimillonarias ganancias, así como también para mantener las divisiones dentro del gremio. A esto se le suma la enorme devaluación del salario en empresas multinacionales que no paran de ganar.

Nuestras condiciones se ven afectadas por la falta de regulación del teletrabajo, que durante la pandemia descargó sobre nuestros salarios todo lo que se ahorran las empresas en gastos y en condiciones ergonómicas que afectan a nuestra salud, y en especial a las mujeres trabajadoras que nos vemos sobrecargadas con la doble jornada laboral no remunerada, que a la par que teletrabajamos somos quienes mayoritariamente nos ocupamos de las tareas del hogar, del cuidado de la enseñanza escolar en el hogar de nuestras hijas e hijos o del cuidado de personas mayores.

La conducción de Foetra que permanece en sus sillones hace 20 años permitió el avance de las empresas, dejó pasar el ajuste durante el gobierno de Macri, la fusión de Telecom-Cablevisión sin enfrentar sus consecuencias como la polifunción, las suspensiones y los retiros voluntarios que no son más que despidos encubiertos y actas inconsultas que implicaron un aumento de la jornada laboral en las áreas técnicas. Se les hizo habitual decidir entre 4 paredes, sin convocar asambleas ni plenarios de delegados y delegadas con mandatos (con suerte una vez al año) que es el método más democrático con el que contamos las y los trabajadores para que seamos quienes decidamos. Dejaron de lado la lucha estratégica por acabar con la tercerización de conjunto, y la pelea por el pase a planta permanente, adaptándose a las exigencias de las patronales. Tampoco se pronunciaron por algo tan importante como el aborto legal seguro y gratuito, dándole la espalda a miles de mujeres, mientras recibían a la pastoral social en nuestro sindicato. Hoy también están discutiendo sin consultarnos la regulación del teletrabajo, algo que afecta a nuestras vidas.

Organicemos la fuerza de miles en los sindicatos. Las vidas trabajadoras importan

Muchas fueron las peleas que dimos las y los trabajadores en nuestro gremio que demostraron el poder de fuego con el que contamos. Somos quienes movemos las telecomunicaciones, un servicio estratégico de la economía mundial, que en la pandemia dejó demostrado lo esencial que es para el mundo, tanto para el trabajo, el estudio, las consultas médicas, para la vida social. De nosotros dependen no solo nuestras comunicaciones cotidianas sino también las transferencias de datos entre los bancos, los aeropuertos, los satélites, la radiodifusión. Somos miles de trabajadores de las telecomunicaciones en el país, si organizamos nuestra fuerza se puede volver imparable, recuperando los sindicatos y poniendo el servicio en función de las necesidades de las grandes mayorías.

Queremos construir una oposición fuerte, democrática, clasista y combativa en Foetra y Satsaid, que sea independiente de los gobiernos y las empresas, donde cientos de compañeros y compañeras tengan voz, que organice al conjunto de las y los trabajadores, y no únicamente a los sectores con más conquistas y derechos. Con una perspectiva de unidad de todo el pueblo pobre y trabajador que encabece la pelea contra los despidos, como con los trabajadores de Latam que están peleando contra el cierre de la empresa con una enorme campaña, y acaban de conseguir que se rechace el preventivo de crisis. Y levantar las demandas de los trabajadores no registrados, precarizados, en unidad con los usuarios, y con la fuerza necesaria para estar a la altura de impedir que la crisis no la paguemos las y los trabajadores, en perspectiva de recuperar nuestro sindicato.

Organicemos la fuerza para que la crisis no la pague el pueblo trabajador y ganemos la calle contra los despidos, las suspensiones, los salarios adeudados, contra la violencia policial y el gatillo fácil que está matando a pibes como Lucas Verón, Luis Espinoza y Walter Nadal, por la aparición con vida de Facundo Castro, contra la violencia racista hacia la comunidad Qom.

Seremos ellos o nosotros quienes triunfemos. No hay tiempo que perder. Te invitamos este 8 de agosto a participar a través de zoom del plenario de telecomunicaciones abierto, democrático e independiente del gobierno, las empresas y las burocracias sindicales.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO