NEUQUÉN

Trabajadores del hospital Castro Rendón se suman a la asamblea nacional

Las y los trabajadores de salud de la Comisión de Seguridad e Higiene participarán el próximo 8 de agosto a las 17 horas, de la asamblea de la primera línea en todo el país.

Julieta Katcoff

Secretaría de las Mujeres Hospital Castro Rendón

Jueves 6 de agosto | 10:10

La Comisión de Seguridad e Higiene del hospital de mayor complejidad de la Provincia de Neuquén, se suma a la asamblea nacional de trabajadores y trabajadoras de salud. El objetivo es hacer visibles nuestros reclamos, y construir una gran fuerza que pelee en los sindicatos por asambleas y espacios de deliberación para hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica que estamos atravesando.

El aumento de los contagios en la provincia de Neuquén, puso de manifiesto la crisis histórica que atraviesa el sistema de salud en la provincia de Vaca Muerta. Falta de personal y aparatología. Graves problemas de infraestructura. Privatización y tercerización de servicios. Derivación de fondos y recursos a las clínicas y laboratorios privados, de grupos empresariales que lucran con la enfermedad de la población.

Sin una respuesta de fondo a la emergencia sanitaria

La cuarentena como medida de prevención para enlentecer los contagios fue un tiempo que no se utilizó para tomar las medidas de fondo necesarias para dar una respuesta a la crisis del sistema sanitario. Tampoco, para la reconversión de la industria para producir los insumos necesarios.
Durante estos meses de aislamiento social, no se ampliaron los testeos. No se incorporó en planta permanente al personal necesario para fortalecer una atención de calidad a la comunidad.

Lejos de dar pasos en la centralización del sistema de salud y poner todos los recursos disponibles bajo órbita estatal, con control de trabajadores y la comunidad, en la Legislatura aprobaron una ley de salvataje a los empresarios de la salud.

Se profundiza la emergencia social y laboral

En medio de la emergencia sanitaria se perdieron 4.000 puestos de trabajo privados y son 105.000 las familias que dependen del Ingreso Familiar de Emergencia, lo cual deja en evidencia la enorme cantidad de trabajadores y trabajadoras precarias, informales y desocupados en la provincia de Vaca Muerta.

Frente a esta realidad, el gobernador Omar Gutiérrez convocó a un Consejo Consultivo Plural a organizaciones sociales, políticas, a cámaras empresariales y sindicatos con el objetivo de “pensar la pospandemia” pero no se tardó en aclarar que será sólo consultivo y no vinculante.

En esta crisis en curso, es importante invertir las prioridades y tocar los intereses de los grandes empresarios y tomar medidas elementales de emergencia. Es necesario exigir la prohibición de los despidos, suspensiones y rebajas salariales. Terminar con el fraude laboral de privatización y tercerización de servicios. Imponer un salario de cuarentena de 30 mil pesos y garantizar el acceso a condiciones elementales de vida para las mayorías.

Los sindicatos en tregua, los trabajadores nos organizamos

Las conducciones sindicales como ATE, se limitan a sostener la pasividad solo enviando reclamos administrativos mientras los trabajadores y trabajadoras sufrimos sobre nuestras espaldas rebajas salariales, el pago atrasado de nuestros salarios o el desdoblamiento del aguinaldo, sin siquiera llamarse a asambleas o espacios de deliberación.

En medio de rumores de interna entre los referentes de la conducción provincial, Verde y Blanca de ATE, los trabajadores sabemos que ni Quintriqueo ni Marillan, alineados con el MPN y el Frente de Todos, representan nuestros intereses.

Sin embargo, y pese a ello, desde abajo, los trabajadores nos venimos organizando para dar pelea para que la crisis no la descarguen sobre nosotros; como los obreros de cerámica Neuquén que resisten el avance del remate de la fábrica, las organizaciones sociales como el MTD que exige un plan de obras públicas, las docentes que se plantan para garantizar las condiciones educativas en medio de la pandemia o los trabajadores de la salud que venimos impulsando asambleas como en el hospital de Centenario o fortaleciendo espacios de autoorganización como la Comisión de seguridad e higiene en el hospital Castro Rendón.

Pelear por nuestro derecho a no enfermarnos: las vidas trabajadoras importan

El salto en la crisis sanitaria dejó a la luz la vulnerabilidad de los llamados trabajadores esenciales que estamos en la primera línea de atención en esta pandemia. Pero también, la necesidad de pelear por nuestro derecho a no enfermarnos.

Lejos del discurso oficial de las autoridades de salud o las conducciones sindicales de que la responsabilidad por los contagios entre trabajadores es individual, denunciamos que el Estado es responsable y debe garantizar la salud de la población.

No se puede obviar que uno de los factores que claramente incide en la proliferación de los contagios es la existencia de pluriempleo en las trabajadoras de la salud, que debido a las condiciones de precariedad, bajos salarios y la inestabilidad, se ven obligados a desarrollar tareas en varias instituciones de salud o de cuidado.

Las y los trabajadores del hospital Castro Rendón decidimos organizarnos en una comisión de seguridad e higiene, independiente de los comités de crisis del gobierno, que releva, informa y exige a las autoridades respuestas para garantizar las condiciones de trabajo, para evitar o disminuir las posibilidades de contagio, medidas para cuidar a los que cuidamos.

En el espacio venimos participando trabajadores de distintos sectores del hospital Castro Rendón, y del Hospital Bouquet Roldan, centros de salud, hospital Cutral Có y recientemente la incorporación de choferes del hospital de Aluminé, Piedra del Águila, Picun Leufu, el Huecu, Añelo. Además de la participación de FAVEA (Asociación de familiares, vecinos, enfermos y amigos del hospital público).

Hace algunos días, desde la comisión se solicitó una audiencia con la Ministra de Salud, Andrea Peve, la cual fue concedida pero inmediatamente después suspendida sin nuevo aviso. Pero los trabajadores y pacientes insistimos en que nuestras necesidades no pueden esperar, para garantizar la calidad de atención a nuestros pacientes y condiciones laborales exigimos urgente solución.

Como contrapartida, el apoyo de la comunidad a los reclamos de los trabajadores de la salud es evidente, con más de 1300 firmas en un petitorio que exige la realización de testeos periódicos a la primera línea, la incorporación de personal y el pase a planta permanente de trabajadores tercerizados o eventuales y la provisión de elementos de protección personal de calidad.

Desde Neuquén hacia una gran asamblea de trabajadores de la salud

En su última reunión, la comisión de seguridad e higiene del hospital de mayor complejidad de la provincia resolvió participar de la asamblea nacional de trabajadores de la salud, el próximo 8 de agosto, impulsada por el Movimiento de Agrupaciones Clasistas.

Es necesario compartir la experiencia de organización en forma transversal trabajadores de distintos agrupamientos, profesionales, administrativos, camilleros, enfermeros, choferes; de planta, eventuales o tercerizados, afiliados a los sindicatos o no afiliados. Sabemos que la unidad y la organización por abajo, es una fortaleza que debemos profundizar.

Está claro que sólo a las trabajadoras y trabajadores nos importa la salud de la población, y por eso tenemos que construir una gran fuerza nacional, confluir en una gran coordinación interhospitalaria que nos permita dar pelea en los sindicatos para imponer de conjunto el plan de lucha necesario para garantizar el derecho a la salud.
.







Temas relacionados

Neuquén

Comentarios

DEJAR COMENTARIO