Sociedad

SALUD

Un nuevo #ViernesDeFogata reunió a trabajadores de la salud de España, México y Neuquén

Este tercer encuentro dejó sentado que mientras los gobiernos hacen negocios con la salud, ocultan información, despiden a millones de trabajadores en el mundo y reprimen, es el personal de la salud el que garantiza el acceso a la salud pública.

Cristian Ponce

Agrupación Violeta Negra

Martes 21 de abril | 15:08

Por tercer viernes consecutivo, se llevó a cabo este ciclo de charlas en vivo impulsada por la Agrupación Violeta Negra en ATE, que conduce Marco Campos, integrante de la agrupación y camillero del sector quirófano del Hospital Provincial Neuquén.

Desde España, Sara Povo y Augusto Mainar trabajadores del Hospital Clínico de Zaragosa, comentaron cómo es la situación hoy en día. Sobre la cantidad de trabajadores de la salud infectados, Sara dijo “España es uno de los países con mayor cantidad de contagiados, el 16% es del sector salud. Cada día sube de manera estrepitosa el número de muertos y quiero destacar que en los lugares donde los trabajadores de la salud se organizaron para exigir medidas de seguridad hay menos contagio del personal”.

Te puede interesar: Coronavirus: sus políticas capitalistas, nuestros muertos

Para describir el escenario los trabajadores españoles mencionaron como principales ejes; el estado de la salud pública y su mercantilización, el vaciamiento y la falta de preparación para responder a una pandemia, la precarización laboral, las desigualdades sociales, laborales y el impacto en la economía de las familias trabajadoras de menos recursos.

¿Cómo se llega a una situación así?, ¿Cómo llega un sistema de salud a tener un terrible quiebre?, por una pandemia que lo está quebrando por todas partes, preguntó Marco Campos ante la descripción del escenario actual en España.

“El sistema de salud viene siendo golpeado, por los distintos gobiernos de turno, tanto de la izquierda institucional como de la derecha. Desde la crisis del 2008 y se llegó mal a esta crisis, con recortes, con miles de camas recortadas, miles de sanitarios se han tenido que ir a trabajar a otros países de Europa”.

No queremos volver a la normalidad, porque la normalidad ya estaba mal

Y sobre el ánimo en el hospital manifestó “Nuestros compañeros decían, una de las cosas que se escucha mucho es que se quiere volver a la normalidad, y los compañeros sanitarios dicen, no queremos volver a la normalidad, porque la normalidad ya estaba mal”.

Los aplausos a trabajadores y trabajadoras de la salud se replicaron por el mundo, a lo que los sanitarios respondieron: no somos héroes, somos trabajadores precarizados.

Los entrevistados trabajan en el Hospital Clínico de Zaragoza, son 6000 en total. Hace unos días se vivió una situación de unidad entre trabajadores de planta y trabajadoras tercerizadas del sector de limpieza del hospital.

Al respecto Sara contó “fue un aplauso de solidaridad de clase con ellas. Se han sentido muy ninguneadas en la crisis, para que tengas una idea el propio gobierno fue el que decretó que los celadores, trabajadoras de la limpieza y los conductores somos trabajadores de bajo riesgo”.

La precarización laboral es igual en todos los países del mundo, trabajadores y trabajadoras que realizan la misma tarea que el resto, pero que no tienen los mismos derechos laborales. En el contexto de una pandemia no tienen garantizadas las medidas de seguridad e higiene necesarias para protegerse del contagio.

“Siempre ha habido mucha solidaridad de clase y los compañeros son muy piña, porque son un gremio muy luchador, que ha dado muchas luchas importantes de muchos días, siempre intentaron que su tarea fuera reconocida. La gente estaba muy emocionada, no se lo esperaban, algunas estaban llorando, los compañeros también, les dieron las gracias por salvar vidas”, finalizó el relato.

Héroes de la clase trabajadora: trabajadores precarizados

Inmeditamente después de Sara y Augusto pasó por El Fogón Mónica, que trabaja en la empresa de limpieza Plaxo, empresa que brinda el servicio de limpieza en el Hospital Castro Rendón. Mónica no pudo mostrar su cara por temor a recibir represalias por hablar de las necesidades del sector. Contó que les dieron el calzado necesario para llevar adelante sus funciones luego de haber realizado un paro.
Al preguntarle sobre el rol de los sindicatos ante este reclamo Mónica fue determinante: “Ninguno. Nunca van a pelear por nuestro pase a planta”. Mónica denunció que actualmente a las trabajadoras les pagan mal y con atraso, la patronal no hace los aportes a la AFIP y no tienen ART.

La empresa les cobra a las trabajadoras los barbijos que deben usar para no contraer el virus. En contrapartida a esto el mismo viernes las trabajadoras de limpieza recibieron una donación de barbijos de parte de la textil Newen Traful, que está bajo el control de sus trabajadoras. Cuando las textiles luchaban por sus puestos de trabajo, luego del cierre de la planta por parte de la patronal, las trabajadoras y trabajadores del Hospital juntaban alimentos o aportaban al fondo de lucha. Esta solidaridad tiene que extenderse.

La empresa les cobra a las trabajadoras los barbijos que deben usar para no contraer el virus

Mónica, es otra trabajadora de la salud y es de México, pasó por el fogón a saludar y a dejar su compromiso para participar en otro momento. Contó que el sistema de salud en el Distrito Federal está organizado en 2 ramas, cada una con sus sindicatos, y que sólo una de estas ramas pertenece al Estado.

A raíz de este contacto, y luego del paso de los compañeros del Estado Español que la precedieron, destacó “somos una clase y sin fronteras, estas fronteras son falsas, los trabajadores y trabajadoras nos reconocemos como tales por esa fuerza laboral que tenemos, somos los que hacemos girar los engranajes del mundo”.

Ver esta publicación en Instagram

ciclo de charlas con trabajadores de salud de argentina y el mundo.

Una publicación compartida por Agrupación Violeta Negra enATE (@violetanegraenate) el

En el cierre musical de la noche del #ViernesDeFogata estuvo a cargo del DJ Lucas Spinelli , el es un trabajador administrativo del Hospital Castro Rendón del sector de imágenes. Aprovechó el espacio para denunciar que no hubo respuesta al pedido de un nuevo equipo para mejorar la atención de los pacientes.

Lucas destacó que los dichos del director del hospital, Adrián Lammel, que aseguró que el hospital está apto para afrontar la pandemia, se contradicen con la realidad. Son los trabajadores y trabajadoras que atienden al público sin los insumos de protección personal, incluso deben conseguirlos por sus propios medios.

Para el cierre, Marco aprovechó para remarcar la necesidad de poner en pié un comité de seguridad e higiene para exigir las medidas e insumos necesarios y evitar el contagio. Antes de pasar a la música, Lucas destacó “es un momento difícil para todos, es importante que las personas de arriba se pongan en nuestro lugar de trabajadores de la salud y que de esta salimos todos juntos”.







Temas relacionados

Covid-19   /    Neuquén    /    México   /    Precarización laboral   /    España   /    Fraude laboral   /    Neuquén   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO